Atendiendo el llamado de Dios llegamos a Iquitos el 15 de Noviembre del 2013, Los primeros meses dormimos en el piso ya que la mudanza aun no llegaba. Compramos enseres de cocina, alquilamos un local a 10 metros de la Plaza 28 de Julio y empezamos a trabajar vendiendo refrescos regionales. Hoy nuestro amado Padre nos ha dado un restaurante vegetariano donde recibimos a las personas que él envía para recibir atención y recuperar la salud. También damos tratamientos utilizando los remedios naturales.

Él es tan bueno que nunca nos ha faltado nada. Cada día estamos más firmes en nuestra fe, nos da el tiempo necesario para atender las necesidades de los demás y el cuidado de: Lucero de la Mañana, la embarcación misionera que está siendo preparada y reparada para la avanzada médica por los ríos de la basta selva amazónica. Sabemos que proveerá los voluntarios que pronto se integraran a la obra Misionera Médica.

También nos da el tiempo de servir en su Iglesia como anciano, maestro de escuela sabática, mayordomo y director de hogar y familia, aprendemos cada día a depender sólo de Dios, nos ama tanto que lo sentimos en las cosas grandes y pequeñas que después nos damos cuenta de que sin el nada somos . Aprendemos cada día lecciones de amor, paciencia, dominio propio, bondad y obediencia.

Mi esposa trabaja cada día en el restaurante, la iglesia, los hijos y visitando a las personas para darles tratamientos y Dios las integra como voluntarios como es el caso del hno. Julio Román, quien sufría por el dolor de la enfermedad, sin poder dormir bien por 36 meses  hoy está completamente sano y cuidando la embarcación en la frontera a la espera de venir a Iquitos y servir donde se necesite obreros.

Dios ha provisto un trabajo para cada uno de nosotros, aún para mi hijo mayor quien en menos de una semana consiguió un puesto como maestro en un colegio. Toda la familia tiene labor por realizar. Esperamos que pronto se integren más voluntarios ya que mientras avanzamos se necesita de más obreros.

Con aprecio cristiano: Familia Torreblanca.

Testimonio: Inicio de una aventura para el Señor
Tagged on:         

One thought on “Testimonio: Inicio de una aventura para el Señor

  • Quiero felicitarlos por estos lindos proyectos que tienen para nuestra selva peruana con la dirección de nuestro buen Dios, estaré orando mucho para que todo sea una realidad y también estaré aportando algo de dinero. Dios los bendiga y adelante de la mano de El.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook